Saltar al contenido
Técnicas Para Docentes

Mi Hijo tiene 12 años y No quiere Estudiar ¿Qué puedo hacer?

Mi Hijo tiene 12 años y No quiere Estudiar

Comparte

A la edad de 12 años un púber se encuentra en el último año de su etapa escolar primaria. Estos casos de que a esta edad el adolescente no quiera estudiar, no son muy comunes, pero existen.

Por lo general cuando un hijo no quiere estudiar es porque tiene puesta toda o gran parte de su atención en otra cosa que él considera más importante, por ello el primer paso es entender cuál es ese motivo que lo incentiva a dejar los estudios.

¿Es grave que mi hijo de 12 años no quiera estudiar? No, en la mayoría de casos no lo es, a esta edad los adolescentes se encuentran en una etapa de cambios y situaciones nuevas, pero con la ayuda de los padres se puede prevenir las malas situaciones.

A continuación te voy a dejar tres pasos que te ayudaran a actuar correctamente ante esta situación.

Primero: Averigua cual es el motivo

Tal como te mencionaba anteriormente, antes de actuar de cualquier forma, antes de gritar, llorar o sentirte culpable, primero indaga sobre cuáles pueden ser las posibles causas de que tu hijo de 12 años quiera dejar la escuela.

En la mayoría de veces te va toca hacer discretamente este trabajo, aunque también puede optar por contratar a un psicólogo para que te ayude.

El error que cometen muchas madres en este punto es presionar al chico para que les diga el por qué ya no quieren estudiar. Grave error, a esta edad el adolescente ya entiende que está mal para sus padres la decisión que ha tomado, en esta situación y para complacerte tratará de darte respuestas confusas, muy pocas veces te va a decir la verdad.

Existen muchas causas para que el chico o chica de 12 años ya no quiera estudiar, algunas incluso pueden parecer surrealistas para los padres que siempre exageramos la situación.

Por ejemplo: Cuando se trata de fiestas, los padres interpretamos estos eventos como la máxima perdición, trago, cigarros, peligros, peleas, violaciones, embarazos, etc. En este punto es totalmente normal que te desesperes, si tu hijo te dice que no quiere ir a estudiar más porque quiere divertirse. Pero recuerda que el escenario tuyo es completamente diferente a su escenario. Para un chico de 12 años la fiesta es únicamente un momento para divertirse, los adolescentes son incapaces de medir el peligro, ellos saben perfectamente que sus padres exageran pero son incapaces de comprender los argumentos de los adultos.

Otra causa más preocupante es el bullying, es algo más grave, si descubres que tu hijo de 12 años no quiere seguir estudiando porque es víctima de acoso escolar, entonces si tendrías que tomar cartas en el asunto y actuar pronto, si es posible cambiarlo de escuela. Obligarlo a seguir yendo a un lugar donde le hacen daño, es algo muy cruel.

Segundo: Céntrate en la solución y no en el problema

puber enamorado
puber enamorado

Ya es descubierto el problema, supongamos que tu hijo no quiere seguir estudiando porque afirma estar enamorado y quiere pasar mucho tiempo con su novia, su pequeña novia que no tiene más de 12 años. Suena irreal pero hoy en día a esta edad es muy común tener enamorado.

No te centres en el problema. No veas a la jovencita como única culpable, la que hizo que tu hijo estudioso se convierte en tu chiquillo sin metas y aspiraciones.

No te eches la culpa a ti por no orientarlo, ni a la escuela por no educarlo, ni a los padres de la chica. No, no te enfoques en los problemas, el problema va a estar presente aunque tú te des de cabezazos en la pared, no va a desaparecer.

Mejor busca la solución, pregúntate ¿Qué puedo hacer?

 

Te puede interesar:  La participación de los padres de familia en la escuela -PadresyMadres

Tercero: Lleguen a un acuerdo juntos, no impongas

Este último paso, consiste en dar la solución al problema de una manera muy inteligente y buscando siempre el beneficio de ambas parte.

¿Qué quiere tu hijo? ¿Qué quieres tú?

Tu hijo quiere dejar la escuela porque ha descubierto un sentimiento maravilloso que no le hace pensar en nada más que en esa jovencita, tu hijo quiere tener enamorada y no estudiar.

Por otra parte tú quieres que él no tenga enamorada y que continúe estudiando

Déjalo tener enamorada, oriéntalo para que sea responsable, invita a la casa a la jovencita y no habrá necesidad que le pidas a tu hijo que no abandone la escuela.