MI HIJO NO TRABAJA EN LA ESCUELA – 6 Posibles Causas y ¿Qué hacer?

MI HIJO NO TRABAJA EN LA ESCUELA

Comparte

La razón por la que tu hijo no trabaje en la escuela, puede estar más cerca de lo que te imaginas, en este artículo vamos a responder las dudas más comunes que recibimos por parte de los padres respecto a este tema.

A menudo los padres se alarman cuando se enteran de que sus hijos no quieren trabajar en clase, y no es para menos, todos los padres deseamos que nuestros hijos, niños y adolescentes aprovechen al máximo el tiempo en el colegio.

¿Por qué tu hijo no trabaja en el colegio? 6 Posibles causas

Existen un sinfín de causas para que tu hijo no trabaje en la escuela, son muchos los problemas que se presenten y dependerá mucho del contexto y las diferentes situaciones en las que se desarrolle este problema.

Así mismo, no existe un culpable en quien recaiga toda la responsabilidad, a continuación te dejamos seis posibles causas por las que tu hijo no cumpla con sus actividades en el colegio.

Estrés / Cansancio

Es la más común, sin embargo los padres no lo toman en cuenta y a menudo lo asocian con berrinches, niñerías o malcriadez.

Tenemos que ser conscientes de que los infantes necesitan más horas de juego y diversión para poder desarrollarse social y académicamente.  El estrés para un infante, se presenta con mayor fuerza a diferencia de un adulto.

El estrés en tu hijo, podría causarle depresión, fatiga, cansancio y escases de energía para trabajar en la escuela.

Pero ¿Por qué se estresa tu hijo? Lo más probable es que tu niño se encuentre bajo presión en muchas situaciones, el exceso de responsabilidad impartida por los padres de familia, muchas veces en vez de ayudar, empeora las cosas.

                Te pongo un ejemplo de cómo los padres estresan a sus hijos, cuando en realidad desean lo contrario:

>> El niño tiene 10 años, asiste a la escuela primaria desde las ocho de mañana hasta las dos de la tarde, saliendo de clases, llega a casa a almorzar, hace sus tareas e inmediatamente asiste a un club de futbol, que aparte de  ser cansando para él, no le gusta, pero impulsado por su padre que quiere que su hijo aprenda juegos de hombres, tiene que asistir, no contentos con eso, los padres contrataron  a una profesora de inglés para que le de clases en las noches.

Esta es la rutina espantosa de muchos niños, y además, los padres se sienten dignos de presumir que su hijo no tiene tiempo para diversiones porque ocupa todo su tiempo en cosas productivas. Después cuando los niños caen en este problema de bajo rendimiento académico, incumplimiento de tareas, etc., que viene como consecuencia del estrés, los apoderados se quejan de que los niños son quienes no valoran el gran esfuerzo que hacen.

 

Desconcentración, Distracción y/o hiperactividad

Este problema es también conocido como TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), aunque muchas veces se diagnostica erróneamente a estos niños.

El error más común que se comete con este problema, es confundir a los niños kinestésicos con los hiperactivos. Para informarte más, te dejamos este artículo detallado donde se explica la diferencia entre kinestesia e hiperactividad. https://tecnicasparadocentes.com/tecnicas-para-docentes-preescolar/diferencia-ninos-kinestesicos-e-hiperactivos/

Si el problema con tu hijo no es el déficit de atención e hiperactividad, hay otra causa probable para que no quiera o no pueda trabajar en la escuela y es la falta de concentración, es un problema que se genera por falta de rutinas y hábitos, lo puedes corregir siguiendo unos pasos y prestando atención a muchos detalles, tenemos un artículo donde te ayudamos a resolver la desconcentración de tu hijo: 5 Consejos Para Ayudar A Tu Hijo A Concentrarse.

 

Timidez y/o falta de Habilidades Sociales

Tanto la hiperactividad mencionada en el punto anterior, como la timidez, llevan a tu hijo a los mismos problemas: no querer trabajar en la escuela.

Si tienes un hijo tímido, debes saber que no todos los chicos que sufren de timidez son aplicados, callados y estudiosos, esto es un mito. La timidez en los niños se presenta a consecuencia de la ausencia de habilidades sociales, al no poder encajar en un grupo de estudiantes, se siente aislado y se envuelve en el miedo, inseguridad y aun peor se encuentra expuesto a caer como víctima de bullying.

 

Metodología incorrecta por parte del docente

En una clase de 20 niños, no todos aprenden de la misma forma, el sistema educativo y las metodologías comunes de enseñanza favorecen únicamente a aquellos estudiantes que aprender muy rápido leyendo y además tienen gran habilidad para memorizar conceptos.

 Si tu hijo no quiere trabajar en la escuela, quizá sea porque no entiende la clase, y si no la entiende es porque la metodología que utiliza el profesor para desarrollar su clase esta en desacorde con la forma de aprendizaje de tu hija, quizá tu niño no aprende viendo pero si escuchando, o tal vez le cueste permanecer mucho tiempo sentado y prefiere dinámicas para captar de manera correcta la información.

Por eso es necesario que los maestros seamos muy variantes respecto a las formas de enseñar, que innovemos con las metodologías, que creemos dinámicas y cada clase sea diferente.

 

Problemas psicológicos                                             

Los problemas emocionales en tu hijo podrían también ser una causa para que no tenga ganas de trabajar en clase, estas situación por lo general son temporales.

Es fácil para los padres reconocer cuando su hijo tiene este inconveniente, por ejemplo cuando se sufre la pérdida de un ser querido, los más pequeños también sufren y en muchas ocasiones son los que se deprimen más rápido y les cuesta sobreponerse.

 

Problemas físicos

Existen muchos padres que aun siendo conscientes de que sus hijos se encuentran con malestares físicos, les obligan a asistir a la escuela. Esto puede sonar muy surrealista pero hay muchísimos casos.

Toma en cuenta estas 7 recomendaciones para ayudar a tu hijo que no quiere trabajar

  1. No sometas a tu hijo a demasiadas responsabilidades, permítele disfrutar de su niñez y de matricularlo en un curso extracurricular, procura que no ocupe el tiempo que como niño merece.
  2. Ayúdalo en las tareas escolares, explícale el por qué es importante la escuela, no impongas reglas de estudio sin antes haberle explicado los motivos.
  3. Si el problema es la falta de concentración, comunícate con la maestra para que te ayude, situándolo en un sitio donde no existan muchos distractores y además escuche claramente.
  4. Si tu hijo es tímido, tienes que estar muy alerta, evalúa la posibilidad de llevarlo con un especialista para que juntos puedan vencer la timidez, que no solo le traerá problemas ahora, sino también en su etapa de adolescencia y juventud.
  5. Cuando se presente un asunto familiar que traiga como consecuencias la depresión de tu hijo, no lo dejes solo, por menor significado que tenga el asunto, como la muerte de una mascota o una pelea con un amiguito, siempre apóyalo emocionalmente.
  6. No subestimes sus problemas, quizá para ti sean insignificantes, pero para él sea muy grave y esa podría ser la causa de que no quiera trabajar en clase. Aprende a diferenciar berrinches de problemas.

Si tu hijo tiene algún malestar físico, anquease mínimo, es mejor no enviarlo a la escuela y de hacerlo, procura informar a  la maestra.

también te puede interesar: dinamicas para padres de familia en una reunion