¿Cómo hacer que mi Hijo no Platique en Clase? - ¿Realmente quieres que ya no platique? | Técnicas Para Docentes Saltar al contenido
Técnicas Para Docentes

¿Cómo hacer que mi Hijo no Platique en Clase? – ¿Realmente quieres que ya no platique?

Cómo hacer que mi Hijo no Platique en Clase

Si tu hijo platica en clase, está bien, pero si lo hace de manera extrema ya puede ser considerado como un problema. La plática de los estudiantes es normal, es sano para un alumno expresar y tener habilidades sociales.

Si eres padre y estas preocupado o enojado porque tu hijo se la pasa toda la clase conversando,  déjame contarte que esta situación es más favorable que lamentable, respecto a los diálogos en clase, lo malo y el problema gordo esta cuando el estudiante no conversa, no opina, no refuta ideas y no tiene habilidades sociales.

Tener un niño muy hablador, no es malo, quiero que entiendas eso, podrías tener en frente al futuro mejor vendedor, a un futuro reconocido abogado, a un comunicador social exitoso, a un empresario y líder millonario, etc. Es lo primero que tienes que saber, no subestimes a tu hijo, no lo compares con otros, no lo hagas sentir menos, y jamás le pidas que deje de expresas sus ideas.

Si ya comprendiste el párrafo anterior, entiendo que ahora tengas muchas dudas en la cabeza, tu preocupación principal seguramente es que a la maestra no le gustan estas actitudes, porque tu hijo platica demasiado y no presta atención y además distrae a sus compañeros. Esto es correcto y el maestro tiene razón.

Así que te voy a dar algunas técnicas para que puedas ayudar a tu hijo a que no platique mucho en clase, pero recuerda que esto es únicamente para que el rendimiento escolar de tu hijo no se vea afectado, tienes que dejarle claro a tu hijo, de que en la escuela hay reglas para respetar, y una de ellas es el no conversar, sin embargo, esto no tiene que aplicar en la vida diaria, porque de ser así  podría traerle otros serios problemas.

Enséñale a escuchar

Los niños que hablan mucho, tienen el inconveniente de que no les gusta escuchar, podrían pasarse largas horas contando sobre su vida y sentirse de lo más normal sin que el receptor responda o diga palabra alguna.

Una forma para aprender a escuchar, es siendo interrumpido constantemente, la próxima vez que hables con él, interrúmpelo, hazle comentarios y preguntas, refuta sus ideas para que el quede escuchándote.  

Conversa más con él, antes de ir a la escuela

Seguramente has escuchado que los hombres tienen menos palabras que las mujeres, y que por eso las féminas hablan mucho. En el caso de los niños ocurre algo similar, cuando un estudiante habla demasiado es porque tiene muchas palabras, porque quizá la escuela es el único espacio donde él puede encontrar receptores, quizá en casa sus padres llegan tarde y no conversan con él, además no tiene hermanos y no lo dejan salir a jugar.

Una forma muy efectiva para que tu hijo platique menos en la escuela es hacer que antes platique con alguien más, si tienes disposición de tiempo cuando él llega de la escuela, siéntate con él y permite que te cuente todo su día, y al despertar, al día siguiente permítele también tener una plática interesante contigo.  Así tu hijo no llegara al salón de clase, con la desesperación de contárselo a alguien más y a la vez estarás incentivando la confianza madre e hijo.

Incentiva a la lectura

Cuando un niño lee, es como si estuviera escuchando a alguien más, esto le permitirá prestar mayor atención a lo que tienen que decir otras personas, además enriquecerá su vocabulario y su forma de expresarse  será más consciente.

Promueve la escritura

Incentiva a tu hijo a escribir, es bueno desarrollar la confianza entre padres e hijos, pero también se tiene que respetar la privacidad del niño, muchas veces ellos no quieren contar algo que consideran muy personal pero si pueden plasmarlo en un diario.

Explícale a profundidad sobre el tema

Este es el punto más importante, tienes que explicarle a tu hijo, que platicar mucho no está mal, es una habilidad social que podría servirle mucho, pero tiene que aprender a escuchar también y a encontrar el momento preciso para hablar. En vez de tomar esta situación como una desventaja, podrías usarlo para sacarle muchos beneficios que ayuden académica y socialmente a tu hijo.

también te puede interesar: dinamicas para reunion de padres de familia

Te puede interesar:  ¿Estoy enamorada del maestro de mi hijo? - ¿Qué hago? Ética y Moral