Como aumentar la productividad en nuestras tareas diarias

productividad diaria

Comparte

¿Te has preguntado alguna vez cómo puedes aumentar tu productividad diaria? En el día de hoy nos ocuparemos de presentarte una serie de consejos para que puedas completar todas las tareas que tengas agendadas en tu día a día sin sufrir distracciones a lo largo del camino.

En este mundo frenetizado en el que vivimos hoy en día, existen muchos factores que nos pueden llevar a procrastinar a un nivel tal que sin dudas puede atentar en contra de nuestros objetivos personales y profesionales. Se trata en muchos casos de distracciones provenientes de la tecnología, malas costumbres personales, o simplemente una falta de orientación y enfoque por parte del individuo. Aclarado esto, procederemos a presentar una serie de consejos que debes considerar adoptar para convertirte en una personas más productiva. ¡Comencemos!

Hábitos diarios para aumentar tu productividad

Convertirnos en personas más productivas simplemente requiere de nuestra predisposición para reorganizar nuestros tiempos a lo largo del día. Dicho esto, te recomendamos adoptar la siguiente selección de estrategias para incrementar tu productividad diaria en lo que sea que te dediques:

Establece un límite de tiempo para cada tarea

Muchas veces la tonelada de tareas a completar en un día puede llevarnos a perder el sentido del tiempo y generar una sensación de estrés y ansiedad que sin dudas querremos evitar. Es por esto que es muy importante establecer de antemano el tiempo preciso en el que nos dedicaremos a cada tarea de nuestro proyecto. Simplemente toma lápiz y papel, o bien una aplicación móvil, y desarrolla un itinerario para completar cada mini tarea dentro de un tiempo determinado. En este caso, puedes optar por aplicaciones móviles tales como alarmas o recordatorios que te indiquen con precisión cuándo terminar una tarea para comenzar con la siguiente.

Toma descansos de forma regular

Si bien puede resultar un tanto contradictorio, debes de saber que tomar descansos regulares puede ayudar a mejorar tu concentración. Se ha comprobado científicamente que tomar descansos cortos luego de sesiones de trabajo puede ayudar a despejar nuestro cerebro, incrementar nuestra concentración, y prepararnos con todo para la siguiente sesión. En este caso, el método Pomodoro es una técnica de gestión de tiempo que podría ayudarte enormemente.

Aléjate de las multitareas

Si bien se cree que la habilidad de trabajar en múltiples tareas al mismo tiempo puede incrementar nuestra productividad, esto puede no ser tan así, se recomienda NO trabajar en múltiples tareas al mismo tiempo. Y es que numerosos estudios han develado que concentrarse en muchas tareas al mismo tiempo puede resultar en un decremento notable en nuestra eficiencia y capacidad de manejar nuestros tiempos. Dicho esto, intenta apegarte a una rutina en la cual te concentres en una tarea a la vez hasta completarla.

Ejercita tu cuerpo

El ejercicio físico es considerado como una buena manera de despejar nuestra mente, liberar tensiones y estrés, y prepararnos de la mejor manera para encarar nuestras tareas nuevamente. Ya sea a la hora de hablar de ejercicios cardiovasculares como el ciclismo o la natación, o bien entrenamientos con pesas en un gimnasio, elevar nuestra frecuencia cardíaca nos ayudará a oxigenar nuestra sangre y lograr una mayor claridad.

Evita alimentarte en tu área de trabajo

Si bien puede parecer algo poco relevante, esta práctica puede aumentar tu productividad diaria de una forma que nunca imaginaste. Alejarte de tu entorno de trabajo para almorzar reducirá tus niveles de estrés, activará tus habilidades creativas, y te ayudará a lograr un mayor enfoque al momento de regresar a tus tareas del día. Hemos presentado una serie de consejos sobre cómo aumentar tu productividad diaria. No dudes en incorporar estas prácticas en tu vida diaria y en muy poco tiempo estarás evidenciando cambios increíbles en tu desempeño laboral, estado de ánimo, y motivación para continuar.

La matriz del tiempo de Eisenhower

Por último te aconsejamos otro método para conseguir organizarte mejor a la hora de desarrollar varias tareas.

El método de Eisenhower consiste en diferenciar las tareas en torno a dos grandes ejes, según la importancia y la urgencia, que formará una división en cuatro grupos: Importantes y Urgentes, Importantes pero No urentes, No importantes pero sí urgentes y Ni importantes ni urgentes.

Las Actividades importantes son las que al realizarlas nos harían estar más cerca de cumplir alguno de nuestros objetivos, mientras que las Actividades urgentes son aquellas que requieren ser hechas de manera inmediata, impliquen o no un acercamiento a la consecución de alguno de nuestros objetivos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.