Dislexia en niños, qué hacer para mejorarla

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta como dificultad para leer y comprender lo que se lee. Esto no tiene nada que ver con problemas intelectuales, sino con la forma en que se procesan las letras y las palabras.

Cuando los niños tienen dislexia, les resulta difícil leer con fluidez, decodificar las letras que ven y comprender palabras o frases. De hecho, en muchos casos les dificulta seguir el ritmo de la clase porque su velocidad de lectura es mucho más lenta que la de ellos.

La dislexia se puede tratar mejorando la capacidad de lectura y la comprensión de lectura de los niños. Para lograr este objetivo, los niños deben seguir trabajando, no solo en el aula, sino también en casa. Además, deben contar con el apoyo de sus padres para desarrollar actividades que les permitan progresar y mantenerse motivados.

 

Actividades que ayudan a mejorar la dislexia en los niños

Como padres, podemos ayudar a tratar la dislexia siguiendo los siguientes consejos y actividades con ellos:

 

Conocer las dificultades específicas de los niños

La dislexia no se manifiesta de la misma manera en todos los niños. No solo existen diferentes tipos de dislexia, sino que la intensidad de su desempeño varía de persona a persona.

Tipos de Dislexia: Dislexia fonológica o indirecta, Dislexia superficial y Dislexia mixta o profunda.

 

Por eso, es importante buscar ayuda profesional lo antes posible para determinar si el niño tiene dislexia, tipo y grado. En caso de comenzar a manifestar algo similar, el profesional dirá si se detecta algún signo que pueda indicar que el niño tiene esta enfermedad.

Después del diagnóstico, a través de una serie de actividades diseñadas específicamente para las áreas más difíciles que el niño muestra en el aula y en el hogar, puede comenzar a trabajar con mayor facilidad. De esta manera se puede ir mejorando así la condición del niño.

 

Realizar con él actividades dirigidas a sus dificultades.

Luego de determinar cuál es la dificultad específica del niño y cómo le afecta, se preparará una serie de actividades. El niño debe practicar en el aula, pero también debe fortalecer todo lo aprendido en el aula. Los padres deben sentarse con sus hijos y ayudarlos a completar las tareas de lectura y comprensión.

Algunos ejemplos de actividades que se pueden realizar en casa son los siguientes:

 

1. Lean juntos los libros que le interesan a su hijo:

Se debe enfatizar que el niño se enfoca en las palabras y se toma el tiempo para comprender lo que está leyendo. Si este es un tema que le interesa más a un niño, disfrutará de la lectura con mayor facilidad.

2. Lea en voz alta para que su hijo encuentre errores:

Puede elegir una lista de palabras, cuya dificultad variará según el nivel de su hijo. Se le pide al niño que lea las palabras en voz alta, y luego las leemos en voz alta, sugiriendo que encuentra las palabras que estamos diciendo incorrectamente.

De esta manera, podemos ayudarlo a concentrarse en la correspondencia entre sonidos y letras.

3. Lectura de sílabas complejas:

Otra buena forma de mejorar las habilidades de lectura es leer sílabas complejas, incluidas tres o cuatro letras. El niño debe leer la lista de sílabas en silencio y luego leerla en voz alta.

Podemos resaltar las sílabas que lees bien para que a medida que avances, puedas ver tu progreso y mantenerte motivado. A medida que avanza, las sílabas se pueden reemplazar por palabras y frases.

 

Usa el juego como herramienta de trabajo

Una de las mejores formas de trabajar con los niños es jugar. En el caso de la dislexia, el uso de juegos de letras y palabras es una forma divertida para que los niños realicen actividades intensivas sin verlas como tareas adicionales.

Jugar es también una forma de fortalecer la conexión con el niño. Algunos de los juegos con los que puede jugar son búsqueda de palabras, Scrabble o juegos de construcción de palabras como Boggle, o puede jugar Hangman.

Sin embargo, se debe ir comenzando con palabras simples y aumentando la dificultad a medida que el niño progresa.

 

No presione demasiado a los niños

Aunque se necesitan esfuerzos continuos para mejorar las habilidades de lectura, también es importante no presionar demasiado a los niños. Debe seguir trabajando duro en todas las tareas de lectura, lo cual ya es muy difícil para él.

Por ello, debe ser apoyado, pero también debe dejar espacio para que el niño lo haga sentir cansado y pueda tomar un descanso.

Mantenle motivado

En muchos casos, los niños con dificultades de lectura sienten que no son tan capaces como sus compañeros de clase debido a sus dificultades de lectura. Sin embargo, es necesario enfatizar que estas dificultades no tienen nada que ver con la inteligencia. Los niños con dislexia son tan capaces como los demás niños.

Los padres deben tratar de mantener a sus hijos motivados y evitar que se sientan tristes por las dificultades de la dislexia. Debe buscar actividades en las que los niños sean buenos, como deportes o algunas actividades artísticas, para que los niños puedan expresarse con facilidad.

Ver un progreso beneficioso en estas actividades puede ayudar a su hijo a sentirse motivado. Esto le facilitará poner más esfuerzo en la lectura y la comprensión lectora, porque verá que el trabajo continuo le recompensará.

 

Conclusiones y punto final

Para solucionar la dislexia en casa, lo más importante es tener paciencia, seguir los consejos del profesor que nos aconseja y participar en las actividades que realiza el niño. El apoyo de los padres es la clave para garantizar que la dislexia no se convierta en un problema a largo plazo para los niños.

Comparte

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.