Saltar al contenido
Técnicas Para Docentes

¿Mi Hijo no Quiere Estudiar ni Trabajar? – Consejos Prácticos

Mi Hijo no Quiere Estudiar ni Trabajar

Comparte

Se les conoce peculiarmente como «ni-nis«, ni estudian, ni trabajan. ¿Qué debemos hacer con un hijo así?

El sueño de todos los padres es ver a nuestro hijo por el buen camino, exitosos en sus vidas, realizados y con muchas ganas de seguir creciendo personalmente, profesionalmente y laboralmente.

Es doloroso enterarnos que después de tanto tiempo de esfuerzo y dedicación por nuestro hijo, ellos simplemente no quieren hacer ni lo uno ni lo otro. Porque si es triste para un padre escuchar que su hijo no quiere ir a la universidad, es todavía peor escucharlo decir que no solamente no quiere estudiar sino que además tampoco quiere trabajar.

¿Qué pasa por la mente de estos jóvenes? Es difícil de entender, ellos afirman que están cansados, no le encuentran sentido a sus vidas, quieren divertirse, quieren disfrutar de la vida, son tantas las respuestas y todas son confusas. Quieren divertirse pero no quieren trabajar, quieren disfrutar pero no quieren estudiar, entonces ¿Qué es lo realmente quieren? En muchos casos se trata de un problema de inmadurez y confusión.

Entonces ¿Qué debo hacer como padre/madre?   

¿Se deja ayudar o está en rebeldía?

Puede que tu hijo en realidad esté confundido, y no es que no quiera estudiar ni trabajar, sino que está en un proceso de evaluación de estas dos alternativas, y es incapaz de decidir por lo uno o por lo otro.

Si este es el problema de tu hijo, la tienes un poco fácil, tu tarea consistirá en ayudarlo a decidir y sobre todo dejarle claro que lo apoyaras en la carrera que elija o en lo que quiera hacer.

Muchos jóvenes no quieren estudiar porque están orientados a otras cosas diferentes a sus padres, papás machistas que prohíben a sus hijos estudiar cocina o enfermería. Puede ser ese un motivo por el cual tu hijo prefiera mejor dedicarse a trabajar.

A veces es necesario poner mano dura

Si por el contrario tu hijo está en rebeldía y ha decidido tener esta vida de libertinaje, es porque seguramente no le encuentra un problema a que tú lo sigas manteniendo aunque el no haga nada.

Ese es el concepto que tienen muchos de nuestros hijos sobre nosotros, piensan que somos demasiados buenos, jamás los haríamos daño y siempre estaremos para ello, mas allá de pensarlo es que lo saben, porque realmente es así.

Vas a tener que ponerte fuerte, aunque nunca lo hayas ellos, y tendrás que hacerte respetar y sobretodo ir enserio, hablar con firmeza y autoridad y cumplir cada cosa que dices, solo así tu hijo se tomará enserio la opción de ponerse a estudiar algo o buscar pronto un trabajo.

No lo consientas

Puede ser difícil ponerte fuerte ante tu hijo, pero es por su bien, ante esta situación lo que nunca debes de hacer es consentirlo, mimarlo, apoyar decisiones que en el fondo sabes que están mal, ¿eso no es amor? Claro que no, al consentirlo únicamente le harás daño.

Algún día tú no estarás con él, y es tu labor ahora prepararlo para afrontar la vida cuando tú no estés.

Es duro tomar esta decisión, pero si no lo haces ahora, te arrepentirás después.

 

Te puede interesar:  Habilidades de un Maestro – 5 Habilidades de un buen Docente

En conclusión; si tienes un hijo que no quiere estudiar ni trabajar, primero evalúa si se trata de una rebeldía, confusión, miedo, indecisión. En el caso de que sea rebeldía, pon mano dura con él, si por el contrario está confundido o tiene miedo de estudiar una carrera que tu como padre no apoyes, dialoga con él y muéstrate a su favor, ayúdalo en sus decisiones, no te pongas en su contra. Y recuerdo que el consentimiento de cosas malas no te hace ser una buena madre o un buen padre, no apañes decisiones que sabes que a largo plazo traerán duras consecuencias, quien ama corrige.