¿En qué consisten los Ambientes de Aprendizaje?

Ambientes de aprendizaje

Para desarrollar el aprendizaje es necesario contar con un ambiente de aprendizaje específico, donde los alumnos interactuarán y adquirirán conocimientos. De esta manera, formarán las bases propicias para un aprendizaje integral.

En pedagogía, los ambientes de aprendizaje son considerados como espacios propicios, con la finalidad de que los alumnos puedan establecer una relación idónea entre ellos y el profesor. Son ambientes especiales que permiten las situaciones de aprendizaje de forma intencional.

Estos entornos implican de manera necesaria una organización del espacio, para que los recursos didácticos que se usarán sean aprovechados. De igual forma, se toma en cuenta el manejo del tiempo y las interacciones que se crean en ellos.

A través de los nuevos postulados pedagógicos, se hacen relevantes determinados ambientes de aprendizaje, los cuales promueven la participación activa del alumno y el compromiso del educador.

 

Elementos de los ambientes de aprendizaje

Algunos de los elementos que promueven los postulados pedagógicos, para propiciar los ambientes de aprendizaje, son los siguientes:

La interacción

Es la interrelación que se establece entre estudiantes y profesores, y entre los mismos estudiantes.

La información

Son los conocimientos que el alumno debe adquirir por sí mismo. Estos se implementan con sistemas individuales o de grupo, para que los estudiantes tengan un proceso más eficiente de enseñanza-aprendizaje.

Este elemento abarca también las intervenciones que los maestros realizarán en  los estudiantes, para que estos aprendan más eficientemente.

La producción

Hace referencia al producto que será presentado como un resultado de lo aprendido por el alumno. De esta manera, será la prueba de un proceso eficiente.

La exhibición

Es un elemento que hace referencia a los momentos en que una escuela da a conocer los resultados del proceso de aprendizaje. Este se  podrá establecer entre compañeros de clase, dentro del aula, en áreas visibles dentro de la escuela, o incluso fuera de ella.

 

Tipos de ambientes de aprendizaje

Existen al menos cuatro tipos de ambientes de aprendizaje, ya sea físico, virtuales, formales e informales.

 

Ambientes de aprendizaje físicos

Es el medio físico que rodea a los estudiantes. Un ejemplo de esto es el aula, la cual suele ser el ambiente  donde se desarrollarán las interacciones entre los alumnos y los profesores a al mismo tiempo.

Es lo que se denomina como contexto áulico, que abarca diferentes recursos que el profesor y la escuela, deberán adecuar para llevar a cabo un proceso de enseñanza–aprendizaje eficiente. En este tipo de ambiente, el maestro  deberá buscar modelos adecuados según los materiales que disponga y las condiciones del grupo.

Ambientes de aprendizajes virtuales

Son muy usados actualmente en estos tiempos de pandemia. Hace referencia a los entornos digitales donde se pueden llevar a cabo, distintos procesos de aprendizaje de forma remota, es decir a distancia. Puede ser a través de un ordenador, tablets o móviles, donde se impartirá las clases.

Las clases virtuales son aquellas donde la presencia física no es necesaria y donde los estudiantes hacen uso de recursos interactivos. Estos ambientes educativos virtuales permiten el desarrollo del aprendizaje autónomo.

Ambientes de aprendizaje formales

Representan los sistemas educativos institucionalizados y estructurados, y de estos cada país posee un sistema de educación propio, compuesto por escuelas públicas y privadas. Los ambientes educativos que se desarrollan en estos lugares, están regulados por instituciones estatales como por ejemplo, los ministerios de educación.

Los ministerios de educación establecerán los contenidos para cada etapa o fase, desde el preescolar hasta la fase universitaria. Posteriormente, la superación de cada uno de ellos vendrá acompañado de la acreditación con títulos o certificados, que testifican que los alumnos alcanzaron los conocimientos de cada nivel establecido.

Ambientes de aprendizaje informales

Es cualquier tipo de ambiente que rodea a un individuo cada vez que aprende algo. Este, forma parte del proceso educativo a lo largo de la vida, y no se lleva a cabo necesariamente dentro de una escuela, instituto o universidad.

Constituyen los ambientes donde el individuo establece su experiencia e interrelaciones con el entorno, y se dan sin el acompañamiento de un profesor o sin un plan de estudio. Algunos ejemplos de ambientes de aprendizaje informales puede ser la visita a un museo, un zoológico, una iglesia. También puede ser un consejo de un padre o de una madre, entre otros.

 

¿Cómo fomentar un ambiente de aprendizaje en el aula?

Los ambientes educativos, físicos y virtuales son los espacios donde se centra la labor docente y donde pueden intervenir de forma directa. A continuación, presentamos un conjunto de indicaciones para fomentar espacios de aprendizaje eficientes.

Conocimiento

El docente como mediador debe conocer a sus estudiantes para saber qué dirección tomar en las clases, ya que cada uno de ellos tiene sus propias capacidades. Así trabajará con ellos, y no contra ellos.

Organización espacial

El aula debe ser un espacio amplio, iluminado, preferiblemente de forma natural, y bien ventilado. En ellas se desarrollarán las interacciones entre los alumnos y los profesores, es decir un espacio agradable que invite al alumno a aprender.

Materiales

Es importante una planificación de los contenidos a lo largo del curso, para así conocer que materiales se van a necesitar y disponer de los recursos didácticos adecuados.

Una buena planificación  involucra la vida cotidiana y la realidad social de los estudiantes, para que de esta manera  los conocimientos sean prácticos y útiles. Con esto se espera que los alumnos puedan valorar su importancia.

Actividades auxiliares

Se pueden implementar en el aula diferentes estrategias, simulaciones, actividades lúdicas, aprendizaje colaborativo o basado en problemas,  para establecer un clima idóneo  donde los estudiantes se sientan cómodos y libres.

Organización de los recursos

Como un refuerzo al punto anterior el aula debe ser un espacio abierto, donde los estudiantes puedan tener acceso a los recursos didácticos, junto  con la orientación docente. En este sentido, el aula debe establecerse como  un espacio que incentive la curiosidad, donde cada material signifique una manera diferente de aprender.

Cuando se aprende explorando se aprende mejor. Por ello, es recomendable usar equipos que inciten a la investigación, como por ejemplo el uso de microscopios, telescopios, entre otros, de acuerdo con las posibilidades de la escuela.

Atención a los estilos de aprendizaje

Cuando se conoce al grupo se podrá implementar más eficazmente un ambiente de aprendizaje acorde. Por ejemplo, puede que tanto la organización espacial como la dotación de recursos didácticos, estén fomentando el aprendizaje de objetivos académicos.

Se debe buscar implementar ambientes de aprendizaje que favorezcan la correcta interiorización de los conocimientos. La finalidad de ello, será que los alumnos se sientan incluidos, y cuenten con las mismas oportunidades de estimular su curiosidad.

Comparte

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.