Saltar al contenido
Técnicas Para Docentes

Frases de motivación para niños de Preescolar

Como le hablas a un niño de preescolar, define directamente su rendimiento académico.

A pesar de que la etapa en el preescolar debería ser divertida y provechosa. Hay niños que no lo ven así. Al iniciar una nueva etapa, los más pequeños son los que podrían adaptarse más rápido y así mismo desanimarse de un día para otro. ¿A qué se debe? ¿Por qué encontramos niños tristes en Preescolar?

¡Cuidado! Si le hablas mal a un niño pequeño, estas palabras podrían perjudicar su etapa académica y el resto de su vida.

Presta atención a tu comunicación con tus estudiantes o tus hijos de preescolar y kínder. Cambia las palabras de regaño por palabras de amor y compresión y notarás como mejora su estado de ánimo y su rendimiento escolar.

Frases para motivar a niños de preescolar

Utilizar frases bonitas, llenas de amor y ternura es la mejor forma para motivar a un niño en preescolar. Estas palabras deben estar enfocadas en lo mucho que confías en él, en lo grande que crees que es y sobre todo en lo normal que es equivocarse. A continuación te dejamos algunos ejemplos.

Frases de motivación preescolar cuando se comete errores

Si tu niño comete un error en alguna tarea escolar, no lo regañes y mucho menos utilices palabras que puedan herirlo emocionalmente. Respira un poco, y toma en cuenta estas tres frases.

  • Jaime, todos nos equivocamos, y ¿sabes qué es lo bueno de haber fallado en esta tarea? Que estoy segura que la próxima vez lo harás mejor, confió en ti y sé que eres muy inteligente.
  • Me alegro que te hayas equivocado, porque solo así aprenderás cómo se hace realmente. Déjame enseñarte un poco, luego lo harás tú solo.
  • Eduardo, no te preocupes, fallar no es malo. ¿sabes qué es lo realmente malo? No intentarlo. Así que aquí vamos de nuevo campeón.

Frases para niños de preescolar cuando no quieren estudiar

A todos nos ha pasado, ¿quién no ha tenido un niño en preescolar o inicial que no quiere ir a clase? Es la situación más común con la solución más errónea. La mayoría de padres, al observar que su hijo no quiere ir a clase, empiezan con las frases de regaño, bajan la autoestima al pequeño y hasta lo amenazan. Por favor, sí este es tu caso, no lo vuelvas a hacer. Reemplaza esas palabras hirientes por frases motivadoras, te dejamos algunos ejemplos.

  • Jessica, entiendo que no quieras ir a clase, y sé cómo te sientes. Sin embargo, debes saber que no está bien faltar, tus amigos estarán contentos de verte hoy, aprenderás nuevas cosas y te harás más lista.
  • Estoy muy contenta de que estés estudiando desde pequeñito, y entiendo que estés cansado, pero mi amor, para eso están los sábados y domingos. Te prometo que el fin de semana nos encargaremos de que descanses y te diviertas lo suficiente. Pero ahora tienes que levantarte como todo un guerrero e ir a aprender muchas cosas nuevas
  • Si me explicas el motivo por el cual no deseas ir a clase, te comprenderé y podremos llegar a un acuerdo. Confía en mí.