¿Qué es la Neurodidáctica?

Neurodidactica alumnos

Comparte

El resultado de la combinación entre la psicología, la neurociencia y la educación han dado lugar a un novedoso método de enseñanza conocido como la neurodidáctica. Se trata de un concepto orientado a generar un ambiente de aprendizaje en el cual se integren cuestiones tales como las emociones, atención al detalle, y la curiosidad misma del alumno.
En el día de hoy nos encargaremos de definir qué es la neurodidáctica, para qué sirve, y cómo puede esta novedosa disciplina ser incorporada de manera efectiva en las aulas.

Definiendo la Neurodidáctica

La Neurodidáctica o Neuroeducación se compone de una serie de estrategias basadas en el modo en el cual el cerebro humano puede ser estimulado dentro de un ambiente educacional. El objetivo principal de esta disciplina, por tanto, es aprovechar al máximo la funcionalidad del cerebro de cara a incorporar nuevos conceptos y aplicarlos de manera efectiva en futuros escenarios.

Neuro aprender

Como bien mencionábamos anteriormente, la curiosidad y las emociones del individuo son aspectos clave dentro de este proceso de enseñanza. En este caso, la incorporación de juegos de razonamiento individual o colectivo ha cobrado un papel de enorme relevancia, un recurso que se considera clave para generar consciencia acerca de la importancia del trabajo en conjunto y el esfuerzo propio de cara a un objetivo.

A través de la neurodidáctica, los educadores cuentan con la posibilidad de comprender de manera profunda el modo en el cual nuestro cerebro procesa y almacena nueva información. De esta manera, se cree que a través de esta nueva disciplina, los modelos de enseñanza poco a poco se reinventarán para otorgar una mayor importancia los aspectos más psicológicos y emocionales del aprendizaje.

Te puede interesar:  Como enseñar matemáticas a niños con dislexia

Las claves de la neurodidáctica

La enorme habilidad de adaptación de nuestro cerebro, conocida también como plasticidad neuronal, es uno de los elementos más importantes de los que se vale la neurodidáctica. Y es que a través de diferentes tipos de estímulos externos, nuestro cerebro cuenta con la capacidad de continuamente crear nuevas neuronas y establecer conexiones entre ellas que antes no existían. Estas nuevas conexiones son justamente lo que nos permite aprender un nuevo idioma, aprender a tocar un instrumento, memorizar la letra de una canción, y muchas otras cosas más.

Por su parte, también debe de tenerse en cuenta que el entorno de aprendizaje será un factor clave para que la neurodidáctica pueda aprovecharse al ciento por ciento. Como bien mencionábamos, la conexión entre las emociones y el aprendizaje es una cuestión que no puede descuidarse dentro del salón de clase. Es por esto que los entornos libres de estrés y ansiedad son propicios para que el alumno sienta seguridad y confianza para llevar a cabo las actividades del día sin una carga excesiva de emociones y pensamientos negativos.

¿Cómo incorporar la neurodidáctica en clase?

Para crear un entorno propicio para que los preceptos de la neurodidáctica puedan ser aplicados de manera efectiva, es necesario tener en cuenta una serie de factores de relevancia:

  • Las emociones y la memoria cuentan con una conexión fuerte y directa. De esta manera, los temas del plan de estudios deben contar con la capacidad de generar emociones significativas en el alumno y así lograr un marcado estímulo en su actividad cerebral.
  • Incorporar elementos multimedia ayudará a estimular los sentidos del alumno. Utilizar material de imágenes, vídeos, y música en las actividades diarias no solo elevará el interés del alumno en la tarea, sino que también se generará un estímulo a nivel emocional que sin dudas aportará a incorporar conceptos de forma efectiva.
  • La cercanía entre el educador y el alumno determinará gran parte del proceso. Para poder aplicar la neurodidáctica de forma efectiva, el educador deberá preservar una actitud marcadamente positiva en el aula y hacia sus alumnos. De esta manera se generará un entorno de confianza en el cual el alumno se sentirá mucho más seguro a la hora de participar activamente, proponer ideas, arriesgar respuestas, y demás.
Te puede interesar:  Habilidades de un Maestro – 5 Habilidades de un buen Docente

A pesar de aún encontrarse en pañales, la neurodidáctica es sin lugar a dudas una disciplina que puede generar un enorme cambio en las clases de todo el mundo. No dudes en investigar por ti mismo más acerca de la neurodidáctica y todas las prometedoras ventajas para disfrutar de un proceso de enseñanza orientado a resultados efectivos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.