Saltar al contenido
Técnicas Para Docentes

Estudiantes que trabajan y su rendimiento escolar

Son reales los casos de estudiantes que a corta edad y aun sin dejar la escuela tienen que dedicarse también a trabajar, niños que desde los seis o siete año se ven en la obligación de salir a las calles a ganar algunas monedas para poder sostenerse, para muchos países latinoamericanos, este acto condena  a los padres de los menores bajo un delito llamado: explotación infantil.

Sin embargo, no podemos tapar el sol con un dedo, y hacer como si no pasara nada, estas situación sin duda es preocupante para padres y maestros, en esta ocasión vamos a hablar sobre el rendimiento escolar bajo en niños y adolescente que trabajan y de qué manera podemos ayudar como docentes.

Consecuencias de que un estudiante trabaje

Antes de empezar a analizar el tema del bajo rendimiento escolar en estudiantes que trabajan, primero vamos a presentar de manera general las consecuencias de esta situación.

Peligros físicos, psicológicos y hasta sexuales

Un niño que trabaja se expone a peligros de todo tipo, siendo realistas a los diez, once o doce años ningún niño podría encontrar un trabajo seguro, solo quedan dos opciones, que trabaje ayudando en un negocio familiar o que trabaje en las calles o en algún puesto informal de golosinas, dulces, tortillas, etc.

Un trabajo en las calles, siendo estas públicas, presentan diversos peligros, físicos, como golpes de terceros, o accidentes de tránsito, psicológicos, que además son los más comunes y los que más daños causan en los infantes y como ultima opción pero no menos verídica, los abusos sexuales, que además ya existen hoy en día un registro bastante amplio de violaciones a menores de edad, que a su vez van aumentando con el paso del tiempo. 

Bajo rendimiento escolar en estudiantes que trabajan

Esta es una consecuencia inevitable que sufren aquellos estudiantes que trabajan, la falta de tiempo, el sometimiento a estrés, el incumplimiento de las tareas, la angustia, la inasistencia a clase y otros factores son los que terminan provocando un bajo rendimiento escolar en los estudiantes.

Este problema se desencadena principalmente por la presión y estrés que tienen los estudiantes tanto en la escuela, el hogar y el medio laboral.   

Como docente ¿Qué opino sobre aquellos estudiantes que trabajan?

Tengo muchos años enseñando a niños, adolescentes y jóvenes, y en toda esta etapa he visto diversos casos de chicos y chicas que trabajan.

Nunca estaré de acuerdo con la explotación infantil, por más mínima que esta sea, creo que no existe excusa para mandar a un niño de seis o siete años a trabajar, y es lamentable que en muchas ocasiones no exista una preocupación real por parte de las autoridades y se le otorgue tanto poder al padre de familia para hacer con su hijo lo que este quiera.

Por otro lado, en el caso de aquellos niños que ayudan en un trabajo ligero, en los quehaceres del hogar o en un pequeño negocio familiar, cumpliendo funciones simples y acordes a su edad, si estoy de acuerdo y además me parece bastante productivo.

En el caso de aquellos estudiantes universitarios que trabajan, también me parece una muy buena opción y además una obligación moral que a partir de la mayoría de edad ya puedan pagarse sus estudios y ayudar a su padres en los gastos del hogar o en todo caso, ser independientes.

¿De qué manera puede un maestro ayudar a un estudiante que trabaja?

No existen muchas cosas que podamos hacer los docentes frente a estas situaciones, como ya lo mencionamos más arriba, los apoderados tienen un empoderamiento bastante grande con sus hijos, sin embargo lo que si podemos hacer es apoyar a estos niños dentro de clase, siendo comprensivos con ellos, ayudándolos en la integración con sus demás compañeritos, no presionándolo al extremo con actividades extracurriculares, aceptar tomarles algunas pruebas sustitutorias, entre otros.  

también te puede interesar: preescolar vocales